Puedes acudir a tu cita con normalidad y sin restricciones de movilidad, según la Orden 1178/2020, de 18 de septiembre. Sólo pídenos un justificante para el desplazamiento.

¿Frío o calor? Qué aplicar cuando nos duela

A menudo nos hacéis esta pregunta, a veces para casos concretos, otras buscáis una norma universal. Pues bien, partiendo de que vas al médico y te dice que te pongas calor, y luego llegas al fisio y te dice que frío, luego el otro que si baños de contraste…, es fácil deducir que no hay norma universal porque tampoco hay mucho consenso. Por tanto, voy a explicaros qué aplicar cuando nos duela algo, según los criterios que yo sigo (si bien no hay nada absoluto y ante la duda es mejor preguntar, puedes hacerlo en el siguiente formulario de contacto).

Primeramente, hay que diferenciar qué efectos tiene cada uno y sus aplicaciones preferentes:

*Calor: Efecto analgésico, relajante muscular, vasodilatador. Por regla general, es lo que se aplica en músculos, ya sea por sobrecarga, dolor, contracturas…

*Frío: Efecto anestésico, antiinflamatorio, vasoconstrictor. Lo aplicaremos en articulaciones generalmente, zonas inflamadas y tendones.

aplicar calor o frio

Una vez descritas mis pautas generales, os voy a detallar por zonas del cuerpo, de nuevo a grandes rasgos:

*Espalda: Indiferentemente de si lo que tenemos en la espalda es inflamación o contractura, aplicaremos calor para la musculatura, pues esta zona responde muy mal al frío, y aunque pretendas actuar sobre una vértebra inflamada, enfriarás la musculatura cercana y ésta tiene mucha tendencia a acortarse y agarrotarse con el frío. Por tanto, aplicando calor a la musculatura, además de disminuir el dolor, aumentar el aporte de sangre (que favorece el drenaje de sustancias tóxicas endógenas presentes en estas lesiones) y relajar la musculatura cercana, ésta liberará la tensión ejercida sobre la zona inflamada permitiendo una mejor recuperación.

*Miembros inferiores (muslos, piernas, pies): Esta zona es muy aplicar frio o caloragradecida al frío. Primero, porque está plagada de estructuras que pueden inflamarse; segundo, porque el frío activa la circulación sanguínea de retorno, el drenaje linfático y facilita la contracción muscular. Por tanto, incluso ante un dolor de gemelos, cuádriceps o bíceps femoral, vamos a notar mucho alivio si masajeamos la zona con un cubito de hielo. Además, hay que tener en cuenta que ante cualquier problema circulatorio, aplicar calor en las piernas va a resultar peor que la lesión misma.

*Miembros superiores (brazos, antebrazos, manos): Aquí seguiremos un poco la norma que explicamos anteriormente: calor a los músculos, frío a tendones y articulaciones. Aunque también es cierto que, salvo en casos de gran inflamación o edema, aplicar una técnica o la otra no va a ir mal, me gusta dejar esta decisión a vuestro criterio en función de vuestra propia experiencia.

Pues bien, ya vista una norma general y otra por zonas, es hora de enfocar el asunto por patologías, especialmente las que se salen de la norma:

*Artrosis: En articulaciones artrósicas en las que no haya acumulación de líquido aplicaremos calor, ya que es lo que mejor calma este tipo de dolores. Por ejemplo, en las rodillas o las manos.

*Esguinces: Si bien en los primeros días tras un esguince hay que aplicar frío para bajar la inflamación, una vez ésta ha remitido, el calor se encarga de acelerar el proceso de cicatrización, lo que hará que recuperemos antes el ligamento.

*Fracturas: Igual que con los esguinces, una vez pasada la inflamación, aplicaremos calor para acelerar la regeneración del hueso.

*Roturas fibrilares: En una primera fase, nuevamente, empezaremos con frío para calmar el dolor y bajar la inflamación. Pasada una semana aproximadamente, siempre que ya no queden signos de inflamación, podremos aplicar calor porque, de nuevo, acelera el metabolismo, por lo cual favorece la cicatrización.

*Fascitis plantar: Aquí viene muy bien aplicarse frío. Las formas más comunes son: o bien congelando una botella de agua y haciéndola rodar por el suelo con la planta del pie (de forma que nos beneficiamos además del masaje que esto nos aporta), o bien envolviendo una bolsa de hielo (sea coldpack, bolsa de guisantes o lo que tengáis por casa) en papel y pisándola durante cinco a diez minutos.

aplicacion de frio calor

*Tendinitis del manguito rotador: Fácil, aplicamos la norma primera: en la musculatura, es decir, atrás, en el omoplato, pondremos calor; en las inserciones tendinosas, es decir, en la cara anterior del hombro, pondremos una bolsa de hielo.

*Dolor abdominal: Generalmente, tanto los reflujos gástricos, como los dolores intestinales debidos a la digestión o estreñimiento, la acidez, las náuseas…, suelen venir provocadas por espasmos del tracto digestivo, que está formado por musculatura lisa (involuntaria, pero musculatura al fin y al cabo), por lo que si el origen de tu dolor es uno de estos, se verá muy beneficiado al aplicar calor sobre el vientre. Con los dolores menstruales sucede lo mismo, solo que la vasodilatación nos va a provocar un mayor sangrado, así que esta decisión la dejo en vuestras manos. Para dolores abdominales de causa desconocida, y especialmente si hay sangrado de algún tipo, o si estás embarazada, mejor consulta con tu médico para que te haga las exploraciones que sean necesarias.

¿Y los baños de contraste?

Los baños de contraste los emplearemos en las extremidades distales (manos/muñecas y pies/tobillos), siempre que haya edema (gran inflamación). ¿Para qué sirve? Para drenar el líquido. ¿Por qué entonces no aplicar sólo frío? Porque al aplicar frío, hacemos que los vasos sanguíneos y linfáticos se cierren de golpe y se mantengan así. Sin embargo, si previamente hemos aplicado calor, hemos conseguido dilatar estos vasos, la fuerza al cerrarse será mayor, por lo que el empuje de drenaje será más eficaz; por tanto, este gesto se repetirá unas tres veces.

Método de aplicación de calor:

Con la manta eléctrica, la bolsa de agua caliente o el saco de semillas. Si no dispones de ninguno de estos medios, puedes fabricar uno casero con un calcetín de algodón lleno de garbanzos, arroz o lentejas.

Se aplica directamente sobre la zona, con un paño o papel en medio si el calor es muy fuerte para no producir quemadura.

Tiempo: de 20 a 30 minutos.

¿Es mejor la manta eléctrica o el saco de semillas? Es algo que me preguntáis a menudo. Si bien la manta eléctrica mantiene un grado de calor constante todo el tiempo, hay que estar pendientes para desconectarla cuando han transcurrido esos 20 ó 30 minutos. No conviene quedarse dormido/a con ella encendida, por lo que si corres riesgo de dormirte, es mejor utilizar el saco, ya que lo calientas en el microondas y el tiempo que dura caliente es más o menos el tiempo ideal de aplicación.

Método de aplicación de frío:

Podemos utilizar la bolsa de hielo (coldpack, bolsa de guisantes congelados o cualquier apaño similar), envolverla en un paño o papel para no producir quemaduras, y colocarlo sobre la zona a tratar.

Tiempo: 5 minutos está más que bien, 10 minutos es aceptable, por encima de 15 es contraproducente, ya que nuestro cuerpo reacciona como si hubiéramos aplicado calor y nos crea el efecto contrario al deseado: aumenta el dolor y la inflamación.

Otra opción es el masaje con hielo: se agarra un cubito de hielo (puedes sujetarlo con un papel entre los dedos para no quemarte) y se aplica directamente sobre la piel, haciendo pases logitudinales largos a medida que el hielo se va derritiendo. Con uno o dos minutos de aplicación de esta técnica vale.

Método de aplicación de los baños de contraste:

aplicacion de frio y calorEn este aspecto encontramos mucha controversia. La primera duda que nos genera es el orden en que sumergiremos el pie/mano. Yo os voy a razonar mi método, aunque sé que hay médicos que pautan justo lo contrario.

Siguiendo el principio de que el frío es el que drena y el calor vasodilata para que la fuerza del frío luego sea mayor, recomiendo SIEMPRE terminar con el baño frío.

Para empezar, ya me da un poco más igual, aunque prefiero empezar igualmente con frío para vaciar los vasos linfáticos antes de saturarlos con la técnica del contraste.

Dicho esto, colocaremos un barreño de agua fría, con hielos flotando, bien fría (bueno, y si no se aguanta, pues lo más fría que podáis), y otro de agua caliente (no para escaldar pollos, pero que se note que está calentita).

Respecto al tiempo de inmersión en cada barreño hay también opiniones para todos los gustos. Podéis hacer dos minutos en cada uno, o dos minutos en el agua caliente y uno en el agua fría. En total al menos tres inmersiones frías, para notar el efecto.

Si después de todo os sigue quedando alguna duda, no dudéis en escribirme, estaré gustosa de aclarar vuestras consultas.

Pide Cita