Horarios de Apertura : L a V - de 10:00 a 13:00 y de 16:00 a 21:00
  Contacto : 91 041 66 66

estudiar una carrera de la salud

¿Me decanto por estudiar una carrera sanitaria?

Va llegando la época de decidir a qué nos queremos dedicar en el futuro y qué vamos a estudiar para conseguirlo. A estas alturas del Bachillerato ya más o menos os habéis hecho una idea de lo que vais a hacer. Para los que aún no lo tenéis nada claro, os comentaré mi opinión y mi experiencia por si os sirve de algo.

Lo primero de todo, y lo que va a determinar si serás feliz, es que trabajar en la salud es algo vocacional. Si tu intención es hacerte de oro, ve mirando otras opciones. Vas a tratar con personas, personas con problemas, personas enfermas, personas frágiles que se ponen en tus manos con la confianza de que les ayudes a sentirse mejor. Pasarás momentos muy agradables, pero también serás el punto de apoyo de gente que no se mantiene en pie por sí sola; sus problemas te mancharán, si tienes algo de empatía y conciencia. Por contra, si dicen que trabajar de cara al público es duro, tratar con pacientes es la cosa más agradecida que encontrarás.

ciencias de la salud

Por otro lado, si tu vocación es sanitaria, recuerda que no estás obligado a estudiar una carrera en la universidad. Hay muchas opciones de formación que te pueden colocar como auxiliar: de enfermería, geriatría, veterinaria, odontología, y un largo etcétera. Además, técnico de laboratorio, de diagnóstico por imagen… Son muchas las opciones para ayudar a las personas, y todo el mundo en este sector es necesario.

Un breve resumen de en qué consisten algunas de las principales carreras sanitarias

*Medicina: Bueno, tal vez ésta no requiera de mucha presentación. Seiscarrera sanitaria años de carrera, el MIR, la especialización… No hay que ser un genio para estudiar medicina, cualquiera con verdadero interés puede esforzarse y sacarla (porque parto de la premisa de que el esfuerzo te lleva más lejos que las aptitudes). Lo que hay que armarse de paciencia. No es una carrera que acabas rápido y te pones a trabajar. Es muy sacrificado, los turnos, las guardias, el volumen de trabajo… Ten en cuenta lo que vas a poder dar antes de matricularte.

*Odontología: Otro clásico. Mucha anatomía, mucha patología… Aunque vayas al dentista y te dejes 300 euros en arreglarte la boca, no entres aquí por el dinero. La mayoria trabajan en consultas ajenas por un sueldo normal. Te tiene que gustar.

estudiar enfermeria*Efermería: Es una profesión muy bonita, es el cuidado del paciente. El contacto entre el paciente y el médico. Si, das medicinas y sacas sangre. Pero también curas úlceras, coses heridas, pones sondas y muchas cosas más que no son del color de la purpurina. Por suerte, la enfermería es una de las profesiones sanitarias con mejores salidas, pero también de las más sacrificadas. Tienes que estar dispuesto/a a renunciar a dormir de noche, irte de puente con los amigos o celebrar la Nochebuena con la familia. Porque habrá veces que no puedas. ¿Me pongo muy pesada si repito la palabra VOCACIÓN?

*Psicología: Donde enredarás en lo más profundo de la mente de las personas. No pienses que vas a tratar con locos diciendo cosas divertidas como se ve en las películas. La gente va al psicólogo cuando tiene depresiciencias de la saluón, cuando no logra enfrentarse a una situación, cuando no gestiona bien su estrés… Si no te gusta escuchar los problemas ajenos, descarta esta opción. Es una profesión que todavía lucha por ganarse el reconocimiento y el respeto que merece, ya que mucha gente considera este servicio como un lujo o algo que no va con ellos, ya que lo achacan a enfermedades más serias. Nada más lejos de la realidad, todos necesitamos un psicólogo alguna vez en la vida.

*Nutrición-Dietética: Ahora es una carrera universitaria. Si tienes suerte, acabarás trabajando en, o montando, una consulta en un centro sanitario, elaborando dietas para perder peso, aunque sabes que tus competencias van mucho más allá: serás capaz de mejorar la salud de pacientes con diabetes, hipertensión, problemas digestivos, y un largo etcétera, enseñándoles a comer bien. Aunque es más probable que acabes elaborando menús de colegios, empresas y hospitales, o vendiendo productos dietéticos en contra de todos tus valores. Es una profesión muy poco reconocida actualmente, aunque es bien cierto que si es lo que te motiva, lánzate a por todas y marca la diferencia, lucha por entrar, hacerte un hueco y enseñar a la población que trabajas con salud, que puedes hacer mucho bien por ellos.

*Fisioterapia: Vais a disculpar que aquí me explaye, ya que es el tema que me concierne. La fisioterapia cura sin drogas ni cirugía. La fisioterapia te devuelve la salud, te ayuda con lesiones musculoesqueléticas, pero también con enfermedades cardiorrespiratorias, neurológicas, uroginecológicas… El fisioterapeuta es un profesional perfectamente habilitado para realizar sus propios diagnósticos y pautar sus tratamientos, para saber qué necesita el paciente, y para derivarlo a otro profesional si lo considera oportuno. Pero no, todavía vas a estar a la sombra de los médicos que aún no tienen claro que la fisioterapia, al igual que el resto de profesiones sanitarias, es CIENCIA. Todos los tratamientos empleados han sido demostrados bajo estudios rigurosos siguiendo el método científico. Pero la gente piensa que eres un masajista.

Por suerte cada vez más se nos va reconociendo, ya que los resultados hablan por sí solos, pero nos vamos a centrar en el ámbito laboral. Muchos fisios empiezan trabajando en un spa con un contrato de masajista pensando en el momento en que le salga un trabajo mejor. Pero no hay.

vocacion sanitaria

Yo me inicié en el mundo de la fisioterapia en tercer año de carrera, cuando empecé a colaborar con un equipo de fútbol de tercera de regional. Me pagaban el transporte, a cambio de que yo “practicara”. Tras eso, dos años haciendo pizzas en una reconocida marca hasta que me llamaron de una residencia de ancianos. No cabía en mí de gozo, ¡un trabajo de lo mío y remunerado! Bueno, remunerado…, salario por convenio, pero como decía el jefe que no había dinero, no pagaba, llegando a deber a algunos compañeros hasta 6 meses de nómina (los horrores en cuanto a gestión y trato humano de los que fui testigo mejor me los callo).

De ahí entré a trabajar en una clínica, pacientes privados y de compañías. Masajes, máquinas, ejercicios… ¡Ese trabajo sí molaba! Lo que no molaba tanto era trabajar 40 horas semanales, cobrar 25 y en nómina solo 15. ¡Uy! Es que…, tampoco había dinero. ¿Quieres cobrar por haberte ido de vacaciones? ¡Si no has trabajado! Era de risa, y eso que estaba por cuenta ajena.

El siguiente fue en otra clínica, pacientes privados, terapia manual. Sueldo a comisión, 5 euros por tratamiento. Pero eso sí, cumple un horario aunque no tengas pacientes, coge teléfonos, gestiona citas, limpia, escríbeme el blog de mi otra empresa, sal a hacer visitas comerciales… Pero no cobras si no das masajes. Es cierto que me acabaron dando de alta en la seguridad social, pero encima tenía que dar las gracias. Cuando me cansé de que me mangonearan y menospreciaran, me puse firme y me despidieron.

Cuando quise buscar trabajo de fisio me di cuenta de que las mejores condiciones eran las que había tenido. ¿Os lo podéis creer? Dejas un trabajo porque es una mierda, y resulta que lo que te ofrecen por ahí es peor. Y por eso hay tantos fisios decepcionados. Somos muchos, hay pocas opciones, y estamos bajo el brazo de empresaurios dispuestos a explotarnos por cuatro duros. Al final las dos mejores opciones son aprobar unas oposiciones o montárnoslo por nuestra cuenta.

¿Sigues pensando que los fisios están forrados? Esos son los menos…

carrera de ciencias de la salud*Terapia ocupacional: ¿El qué? Poca gente ha oído este nombre o sabe en qué consiste. Si el fisio está infravalorado por el sistema sanitario, el terapeuta ocupacional es invisible. Si la medicina y la fisioterapia te curan, el terapeuta ocupacional es el que consigue reintegrarte en tu vida diaria, cuando te quedan secuelas. Es quien se encarga de la ortopedia, quien te enseña a manejar la prótesis de la pierna, quien te enseña a comer después de un ictus, quien adapta tu casa para tu nueva silla de ruedas, quien te enseña a levantarte por la mañana y asearte y vestirte sin ayuda. En definitiva, es quien te ayuda a volver a ser tú. Si bien como profesión es muy gratificante, como salida profesional es bastante decepcionante. En un hospital donde trabajen 300 enfermeros/as y 20 fisios, hay un solo terapeuta ocupacional, y encima sin la opción de abrir una clínica.

Conclusión:

Ya sé que me dejo más de una carrera por comentar. Pero lo que quería que viérais aquí es que aunque desde fuera se vean muy bien, es un sector que está muy en crisis. Por eso he destacado tanto la importancia de la vocación. Ninguna de estas opciones te va a hacer de oro, y encontrar trabajo en estos sectores es tarea difícil. Si te metes en ello, aségurate de que es lo que te va a hacer feliz, si no, piensa en otras cosas. Se me cae el alma al suelo cada vez que veo compañeros sanitarios que no trabajan en la salud, que han tirado la toalla o que viven en unas condiciones pésimas…