Horarios de Apertura : L a V - de 10:00 a 13:00 y de 16:00 a 21:00
  Contacto : 91 041 66 66

fisioterapia tras la mastectomia

Fisioterapia tras la mastectomía

El momento más difícil es quizás cuando estás en la consulta del médico y te da el diagnóstico: “cáncer de mama”. Desde ese día, y dejando a un lado la macedonia emocional que prosigue, el proceso es complejo y muy duro. Parece que el día en que las biopsias den resultados favorables no llega nunca, pero entonces aparece. Tras una extirpación parcial o completa de mama y/o ganglios, radioterapia y/o quimioterapia, más pastillas de las que habías tomado nunca…, por fin, has vencido.

 

Ahora toca hacer frente a la reconstrucción (si se quiere y se puede), a la inflamación del brazo y la pérdida de fuerza y movilidad, las contracturas… Una batalla que te ha dejado KO, pero que una vez has vencido tienes que volver a recuperarte y ser la misma que eras. Por eso hoy pongo este post, para explicar en qué puede ayudarte la fisioterapia tras la mastectomía.

 

¿Qué es una mastectomía?

 

fisioterapia tras la mastectomia

 

Es la extirpación de la mama. En función de la naturaleza misma del cáncer, su extensión y otros factores, puede ser parcial o total, y llevar pareja la extirpación de uno o varios ganglios linfáticos de la axila.

 

Se estima que una de cada ocho mujeres en el mundo será diagnosticada alguna vez de cáncer de mama, pero me gustaría marcar que no es exclusivo del sexo femenino ya que, aunque más pequeñas, los hombres también poseen mamas, susceptibles de originar cáncer o tumores, aunque con mucha menos frecuencia ya que carecen de las fluctuaciones hormonales de las mujeres. Pero no está de más nunca que ellos también se exploren a sí mismos de vez en cuando. De todas formas, el post lo continuaré en femenino por motivos obvios.

 

Secuelas susceptibles de recibir tratamiento de fisioterapia

 

Si bien nunca me hartaré de repetir que cada persona es única, cada cuerpo distinto y cada recuperación un mundo, voy a hablar de los problemas que se suelen encontrar:

 

*Linfedema de miembro superior: Debido a la extirpación de uno o varios ganglios ubicados en la axila, esto va a propiciar una predisposición a padecer de linfedema o inflamación del brazo por acumulación de linfa, ya que la capacidad natural de nuestro sistema linfático, en esta ocasión, puede resultar afectada. Para tratarlo y prevenirlo, el fisioterapeuta pondrá los recursos necesarios, que pueden pasar por drenaje linfático manual (un masaje muy suave que ayuda a drenar todo este líquido), aplicación de ultrasonidos, vendajes compresivos, vendajes neuromusculares, presoterapia o crioterapia. Si bien va a depender tanto de las características individuales de cada paciente como de las habilidades y recursos de cada profesional, es muy raro que se aplique todo el abanico de técnicas, ya que puede resultar muy redundante y no necesariamente más eficaz. Por eso, se aplicarán una o varias técnicas a elección del profesional sanitario.

 

fisioterapia tras la mastectomia

 

*Limitación de la movilidad del brazo: Ésta se puede deber a las restricciones creadas en el tejido blando (musculatura, piel, tejido celular subcutáneo…) por la propia intervención quirúrgica, o a la falta de fuerza muscular. Por lo general son dos causas que suelen ir de la mano en estos casos, ya que al haber extirpación de tejido todo queda más tirante (especialmente si la misma intervención ya coloca el globo para la reconstrucción) y la musculatura del hombro se ve dañada. El tratamiento en estos casos irá enfocado en masajes para dar elasticidad; movilizaciones del brazo (desde pasivas, que son las realizadas por el profesional), pasando por activoasistidas (el paciente mueve con ayuda del fisio), activas bajo supervisión (ejercicios dirigidos) y más adelante contra resistencia; y se podrán aplicar todas las técnicas y aparatos que suela utilizar cada uno para estos tratamientos: corrientes analgésicas, ultrasonidos, calor seco…

 

*Adherencias en la cicatriz: Como cualquier cicatriz, es susceptible de adherirse al tejido subyacente, por lo que se beneficiará del tratamiento habitual para las cicatrices, realizando y enseñando los masajes para despegar capas de tejido y favorecer el trofismo del mismo.

 

*Dolor de espalda y cuello: Debido al estrés de todo el proceso, a las posturas cogidas durante los tratamientos, a no dormir en nuestra posición habitual con la cirugía reciente, a las tiranteces de las que hablábamos con anterioridad…, es normal padecer de dolores y contracturas en estas zonas. Se tratarán con las técnicas y recursos de que disponga cada fisioterapeuta y según condiciones individuales de cada paciente: con masajes, corrientes analgésicas, calor seco, estiramientos, punción seca u otros.

 

Cuándo debería acudir a un fisioterapeuta

 

Lo más sencillo es que le preguntes al médico que te lleva. Él/ella estará capacitado/a para derivarte cuando sea oportuno, especialmente si le muestras tu interés en empezar con la rehabilitación lo antes posible.

 

fisioterapia tras la mastectomia

 

Por regla general, no se suele empezar tratamiento de fisioterapia antes de terminar con el cáncer y los tratamientos de quimio y radioterapia. Por la naturaleza misma de algunas de las técnicas es necesaria la luz verde del oncólogo, determinando que el tumor se ha extinguido, para no interferir en su terapia.

 

Así, una vez salen negativas las biopsias y el médico te dice que ya no hay cáncer, es momento de hacer balance y observarse, ver si necesitas mejorar alguno de los aspectos que comentábamos.

 

Cada mujer y cada proceso va a ser completamente distinto, por lo que habrá casos en los que apenas se noten secuelas, y otros en los que se junten varios problemas que tratar. No desesperes, sea cual sea tu caso, piensa que los profesionales sanitarios estamos para ayudar y déjate orientar por quien tengas más confianza: tu médico de cabecera, tu oncólogo, tu enfermero o tu fisio. Llegadas a este punto, lo peor ya ha pasado y sólo queda recuperarse.

Pide Cita