Horarios de Apertura : L a V - de 10:00 a 13:00 y de 16:00 a 21:00
  Contacto : 91 041 66 66

obesidad-infantil-min

Sobrepeso y obesidad infantil

Hoy vamos a hablar de un tema de suma importancia en cuanto a salud, ya que afecta a un 20% de la población mundial y, lo que es más preocupante, al 44’5% de niños y niñas entre 6 y 9 años en España, según cifras extraidas del Portal de Salud de la Comunidad de Madrid. Da miedo, ¿verdad? Hablamos de la obesidad y el sobrepeso.

Si bien muchos de los puntos que vamos a tratar son aplicables en la edad adulta, queremos enfocarnos un poco en el aspecto infantil.

Repercusiones físicas:

El exceso de peso y acumulación de grasa en el cuerpo tiene unas repercusiones importantes, ya que se asocia en mayor medida con problemas cardiorrespiratorios, patologías metabólicas como la diabetes, mayor intolerancia a la glucosa, algunos tipos de cáncer, hipertensión y alteraciones de los perfiles lipídicos en la sangre, así como problemas ortopédicos y musculoesqueléticos, trastornos de sueño, apnea

colesterol

Hay también unas tendencias al sobrepeso y la obesidad en la edad adulta si se han padecido en la niñez y adolescencia.

Sé que no os voy a descubrir nada que no sepáis al destacar la importancia de una alimentación adecuada, baja en productos grasos y rica en frutas y verduras. Tampoco os sorprenderá que el deporte realizado de manera habitual aporta efectos muy beneficiosos, ya que ayuda al infante (bueno, y al adulto) a quemar la energía ingerida y evitar su acumulación en forma de grasa. Sé que no es nuevo esto que os cuento, pero no podía dejar el post sin mencionarlo.

Han establecido una alta correlación entre los niños que realizan actividades sedentarias tales como el estudio, la televisión, el ordenador, los videojuegos, la lectura, etcétera, durante un elevado número de horas al día con una mayor prevalencia de sobrepeso y obesidad. Bueno, también tiene sentido, ¿no?

Repercusiones psicológicas

La consecuencia primera de todo esto en la niñez y adolescencia repercute en problemas de autoestima, habilidades sociales limitadas, son objeto de burlas, padecen depresión y ansiedad… Ser niño es difícil, y más cuando los demás influyen en la imagen que uno tiene de sí mismo. La personalidad no está forjada aún y por desgracia son muy vulnerables a la presión externa.

acoso escolar

Factores determinantes

En el estudio enKid sobre la obesidad y el sobrepeso infantil en España encontramos los datos que os he dado hasta ahora, así como también los estilos de vida influyentes en la aparición de este problema, como pueden ser:

*El peso al nacer: aumenta la probabilidad si es superior a 3500g.

*La lactancia materna reduce notablemente las probabilidades de desarrollar sobrepeso.

*La ingesta de grasa (sobra decirlo, ¿no?)

*El consumo excesivo de bollerías, embutidos, refrescos azucarados… Puedes consultar más sobre el azúcar y otros edulcorantes en este enlace.

*Por contra, la ingesta adecuada de frutas y verduras nos previenen de este problema.

*La actividad sedentaria en contraposición con realizar actividad física al menos tres veces por semana.

De todo esto podemos sacar los tres pilares básicos a la hora de prevenir y mejorar el sobrepeso y la obesidad: deporte, nutrición saludable, y psicología. Sí, sí, psicología. Porque además de las imposiciones de hábitos que se generan en el hogar, influyen muchos factores psicológicos en el desarrollo de este mal.

Actuación psicológica

El estrés y la ansiedad juegan un papel muy importante, ya que hacen al individuo buscar una vía de escape, que la mayoría de las veces suele encontrar en la comida (principalmente dulces, chocolates y snacks).

chico estresado

Además, hay que analizar cómo se realizan las ingestas, en cuanto a número de comidas diarias y cantidad en cada una, el tiempo de que disponemos para cocinar y comer… Aquí vamos a culpar en gran medida a los ritmos de vida tan acelerados que llevamos hoy en día, donde apenas gastamos tiempo en cocinar, y comemos mal y deprisa. Y sí, a los niños también les pasa.

Por eso es muy importante que aprendan a gestionar su tiempo, sus actividades, sus emociones y sus hábitos deportivos. Porque el día tiene veinticuatro horas que, si se distribuyen bien, dan para mucho.

En conclusión: no dudes en consultar con tu nutricionista y tu psicólogo si tienes este problema, porque es algo que merece mucho la pena corregir. Se trata de salud, la tuya y la de tus hijos. Siguiendo unas buenas pautas, este proceso no debe llevar demasiado esfuerzo ni sufrirse. Y hay mucho que ganar.